El marchitar de la rosa andaluza

“Todos ven lo que tú aparentas; pocos advierten lo que eres”

Nicolás Maquiavelo

Fue el genio de Florencia uno de los primeros en ser capaz de rasgar el velo de máscaras y sombras que la política utiliza como herramienta.  Fue Maquiavelo el primero que llamó a las cosas por su nombre en política, detallando las reales artimañas que los príncipes utilizaban para mantenerse en el poder, analizando los hechos, no las apariencias. Maquiavelo sabía que príncipes o princesas visten sus mejores galas, mientras critican en corrillos y mentideros el baile de sus adversarios. Así es la guerra en política: una guerra de discurso y apariencia, de bailes y máscaras.

Es por Maquiavelo que los politólogos tratamos de mirar datos, no galas, cuando miramos la política y por eso, es raro ya el príncipe o la princesa que logra mantener durante mucho tiempo una máscara que choca con los hechos. Pero todavía hay casos.

El caso más interesante y paradigmatico de proyección de sombras, de liderazgo e imagen, que podemos ver en la actualidad en España es, posiblemente, el de Susana Díaz. Con pocos políticos hay un consenso tan unánime en su liderazgo, en su capacidad, en el éxito de Susana Díaz. Todos los analistas, a derecha e izquierda coinciden en una cosa: es el liderazgo de Susana Díaz lo que ha permitido al PSOE de Andalucía ganar y mejorar resultados, a diferencia del resto del PSOE Español. Susana Díaz es, sin duda, el único referente de socialismo capaz de recuperar al partido y ganar elecciones, como ella misma recuerda; su éxito y liderazgo es incontestable.

Pero ¿lo es? Hagamos caso a Maquiavelo: analicemos los datos.

Lo primero es verificar si Andalucía tiene una lógica propia, una dinámica social y política propia, alejada del conjunto de España. Según el CIS, la media de la comunidad se sitúa ideológicamente algo más a la izquierda de la media española, 4,46. Según los mapas que ha publicado eldiario.es, Andalucía es la región del estado que más municipios conserva sin cambio, en apoyo al PSOE, desde 1977. Mientras en muchas provincias de España no hay un solo municipio que no haya cambiado de partido, en Andalucía la tendencia es exactamente la contraria y en apoyo al PSOE. Pasa algo similar si observamos desde 1982, pero más agravado: hay varias provincias de Andalucía en la que es una rareza el municipio que en 8 elecciones ha cambiado el partido en el gobierno municipal. De la misma manera, si nos fijamos en las elecciones autonómicas o generales, Andalucía siempre ha sido el proverbial granero de votos del PSOE, apenas sin cambios, durante toda la democracia. Porcentajes de más del 50% de los votos no son imposibles ni en las generales ni en las autonómicas: en un total de ocho ocasiones, los socialistas obtuvieron más de la mitad de todas las papeletas y en las generales de 1982, 6 de cada 10 votos en Andalucía llevaban un puño y un rosa, récord absoluto en % de voto en las elecciones de una comunidad autónoma en España.

Captura de pantalla 2015-12-30 a las 13.46.53

Cuando se habla de los resultados de Andalucía, hay quien apunta a las redes clientelares que se generan cuando un partido lleva mucho tiempo en el poder, pero parece que además, desde la primera votación, hay ya un efecto muy ligado al territorio, a la estructura económica y sociodemográfica de Andalucía que favorece los resultados del PSOE. Es por ambas cosas que cualquier comparación que se haga entre los resultados de un líder del PSOE en Andalucía y en el resto del estado, no tiene mucho sentido para evaluar su calidad: en Andalucía, ganar elecciones por el PSOE, es mucho más fácil. La comparación posible de un líder andaluz como Susana Díez no es, por ejemplo, con Luis Tudanca de Castilla y León, sino entre líderes andaluces, de diferentes municipios, provincias o momentos históricos, o incluso, entre líderes de comunidades similares. Y por supuesto, no es suficiente con saber si el candidato gana para evaluar su calidad como líder: si nos fijamos solo en eso, todos los candidatos andaluces del PSOE serian innatamente superiores, políticamente superiores a los de otras comunidades y el presidente o presidenta de Andalucía, serían, siempre, puros genios políticos.

Levantado este primer velo que nos pone Al Andalus, si comparamos resultados entre provincias, lo primero que vemos es, en efecto, el entorno, importa. De nuevo, no es lo mismo presentarte por Sevilla, granero de votos socialista, 61% de voto en 1982 y única provincia que aguantó la ola azul del PP en 2011, que presentarse por Almería, provincia en la que el PP obtiene sus mejores resultados de manera consistente desde el año 2000. Como podemos ver en las gráficas, hay diferencias entre todas las provincias, con suelos y techos diferentes, con victorias sistemáticas del PSOE y, en algunas, como Málaga o Almería, con victorias frecuentes del PP.    Voto AlmeriaVoto CádizVoto CórdobaVoto GranadaVoto HuelvaVoto JaénVoto MálagaVoto Sevilla

Y lo segundo que vemos en todas las provincias es una tendencia común, la tendencia clara hacia un desgaste sostenido, primero hasta el 2000, posteriormente una recuperación hasta 2004 y de nuevo, se reactiva el desgaste a partir de 2008, año del comienzo de la crisis económica, esta vez de manera extrema, como podemos ver aquí.  Captura de pantalla 2015-12-30 a las 13.48.15

Pero ¿como es compatible esa tendencia clara a la baja del PSOE con el consenso de que Susana Díaz ha logrado gobernar, no ha perdido escaños e incluso ha revertido la situación en 2011, en la que el PP, por primera vez, venció en unas generales en Andalucía?

Las dos primeras percepciones están ligadas: Susana logra gobernar porque aunque no mantiene escaños en las generales, si lo hace en las autonómicas. Y es cierto, como podemos ver en este gráfico.

Escaños Andalucía

Si nos fijamos un poco más en los dos gráficos, vemos la clave de la máscara: el PSOE de Andalucía baja en % de voto tanto en las autonómicas, como en las generales. De hecho, en las autonómicas baja de 39,52% en 2012 a 35,28% en 2015, 4,24 puntos tres años después y en las generales, baja de 36,6% a 31,53%, 5,07 puntos tras cuatro años. Por tanto, aunque los resultados en las autonómicas son algo mejores que en las generales, la caída es también más rápida en estas. Pero aunque se pierden fuertes % de voto en ambas elecciones en las autonómicas no hay pérdida de escaños. Sería complejo entrar a detallar el por qué esto es así, pero tiene que ver con el sistema electoral y la asignación de escaños y podríamos resumirlo en una frase: Aunque la caída en % de votos es más intensa que en las generales, la traslación de votos a escaños le ha favorecido y ha enmascarado la perdida de votos. 

Respecto a la segunda afirmación, es cierta: el PP superó en 2011 en % de votos y escaños al PSOE, tanto en las generales como en las autonómicas. En la cresta de su ola electoral, el PP rentabilizó al máximo sus posibles votantes, obteniendo sus mejores resultados. Pero de la misma forma, esos resultados históricos no aguantaron el peso de los recortes que el PP implemento en la legislatura 2011-2015, colapsando su voto de manera acelerada, mucho más rápidamente en las generales y algo más rápido que el PSOE en las autonómicas. Por tanto, la explicación es sencilla: no es que el PSOE haya subido superando al PP. El PSOE ha caído, pero el PP ha caído más rápido.  

Resumiendo todo, el PSOE de Andalucía obtuvo sus peores resultados históricos en % de votos en las autonómicas de 2015 y en las últimas generales, perdiendo desde 2008 más de 20 puntos porcentuales en las generales y más de 13 puntos en las autonómicas. Si se mantuviese de manera mecánica el ritmo de perdida de votos en las generales, 2,8 puntos anuales, dentro de cuatro años el PSOE de Andalucía podría estar alrededor del 20% y en las autonómicas, alrededor del 28%, cifras ambas que deberían hacer saltar todas las alarmas en la Calle San Vicente.

Aunque es difícil que se mantenga este efecto mecánico, la tendencia del desgaste del PSOE de todas las provincias y la tendencia al alza del PP,  parecen claras. Y, a diferencia de otras comunidades como Extremadura, donde el líder socialista ha logrado prácticamente paralizar la tendencia a la baja del PSOE (41% de voto autonómico, 36% generales) y el sistema de partidos apenas se ha roto, en Andalucía todo apunta que las próximas elecciones autonómicas el PSOE estará ante un escenario muy complicado, con múltiples partidos y el agravante de la falta de alternancia histórica en la comunidad durante 33 años, lo que hace muy posible que el PSOE salga del gobierno de la Junta de Andalucía.

¿Cuanto de esto sabe o sospecha Susana Díaz? Es difícil saberlo, pero ella es una mujer inteligente. Ha sabido vender magistralmente los peores resultados históricos del PSOE en Andalucía y, para hacerlo, hay que ser consciente de ellos para desviar la atención con elegancia. Así que es posible que sepa que,   pronto, el PSOE probablemente tendrá que pasar a la oposición en su tierra.

Si lo sabe, alguien acostumbrada toda su vida a gobernar, tendría, por primera vez, que pasar a la cola del baile de máscaras, en una comunidad autónoma. Quizá demasiado duro para alguien que ha sido la reina. Es quizá preferible jugártelo todo e intentar bailar en el Palacio de la Moncloa.

Y posiblemente no tenga otra oportunidad.

Ignacio Paredero Huerta, miembro de COMPASS Lab.

Advertisements